cargando
1998

Tercer single extraído del disco "Arena en los bolsillos"
Editado por BMG Ariola / Perro Records
en formato CD Single, 1998
Fabricado y distribuido por BMG Music Spain S.A.
Letras y créditos
Letra y Música: M. García
Tema extraído del disco "Arena en los bolsillos"
Penacho de plumas,
penacho de espuma
como de cerveza,
como rubia trenza que no cesa.
De subir, de subir a lo alto
hasta la azotea a mirar el cielo.
Donde vives ahora, en una casa baja,
donde pasas las noches, en tu cama de escarcha.
Mándame en un sobre tu sonrisa rota,
"Rápido García". Yo te la compongo.
Se reparan botas, bolsos de cuero y alpargatas,
canastos de mimbre, diademas de borlas.
Que no hay nada más.
Que no hay nada más
mientras nuestros labios se quieran besar.
Que no hay nada más.
Que no hay nada más
mientras nuestras bocas se quieran besar.
Con nieve de nardo yo te la remiendo.
Con tela del aspa de un molino viejo.
Con polvo del brillo de un trozo de espejo.
Con el rabo blanco de un gato perplejo.
Que no hay nada más.
Que no hay nada más
mientras nuestros labios se quieran besar.
Que no hay nada más.
Que no hay nada más
mientras nuestras bocas se quieran besar.
Mándame en un sobre tu sonrisa rota.
Yo te la compongo que soy zapatero.
Que soy zapatero remendón.
Letra y Música: M. García
Grabada en directo el 11 de junio de 1998 en Toledo
directamente de la mesa de sonido, sin postproducción
Con las hermanas Gilda duermo en una cama grande.
Bailamos con las canciones del Sisa y el Peret.
En un edificio con ventanas sin cristales
Carpanta y yo vivimos a base de latas de calamares.
En el trece, rue del Percebe,
vivo en la ausencia del deseo canalla.
En la indigencia del garfio y la pata de palo.
Y si la vida es un sueño,
como dijo algún navegante atribulado,
prefiero el trapecio
para verlas venir en movimiento.
Voy viviendo a mi manera.
Si conviene regando. Pa' que crezca la higuera.
Pa' que crezca y de sombra.
Pa' que de sombra y frutos
y muchas primaveras.
Y muchas primaveras.
Ante una hoguera que alimento
con muebles de algún desalojo indecente,
me caliento junto al Correcaminos,
Rompetechos y otros colegas.
En fin, buena gente.
Somos gente ficticia.
Náufragos urbanos.
Perdidos, renegados, inadaptados,
olvidados. Gente ficticia,
gente fetén si el mundo fuese de cartulina.
Prefiero el trapecio
para verlas venir en movimiento.
Voy viviendo a mi manera.
Si conviene regando. Pa' que crezca la higuera.
Pa' que crezca y de sombra.
Pa' que de sombra y frutos
y muchas primaveras.
Y muchas primaveras.
Caballeros de bombín gastado.
Calcetín a rombos.
De guante roto
de bufanda mugrienta
en las húmedas noches de marzo.
Como el lindo gatito fracasamos invariablemente
para diversión del personal
que nos mira de reojo.
Y como el Coyote, nunca llegamos a la hora,
ni al lugar, ni en el momento preciso.
Letra y Música: M. García
Grabada en directo el 11 de junio de 1998 en Toledo
directamente de la mesa de sonido, sin postproducción
Porque de ti volví a aprender el nombre de las cosas.
Porque de ti volví a aprender lo necesario.
Pan, casa, destino, camino.
De ti volví a aprender. Del bosque
de tu alegría. De manos
de tu sereno misterio.
Quedaba mucho por hacer:
arreglar la huerta,
hablar con los perros,
pasear por las orillas del otoño.
Quedaba mucho por hacer.
Quedaba mucho.
Porque de ti volví a aprender lo necesario.
A prescindir de lo inútil,
que nada es precario.
Del brillo de tus ojos
a disfrutar el tiempo lento.
Y cuatro cosas útiles
de tu gesto cierto.
Y muchas cosas más de ti aprendí.
Y quedaba mucho por hacer.
A tirar el lastre, de eso que es la existencia.
Del tráfico, del peso de los lunes.
Gris, cielo, hoguera, camino.
De películas malas.
A robarle el tiempo al minutero,
que los relojes matan el tiempo.
Quedaba mucho por hacer:
recoger los sueños
en las noches frías
como cuando no hay peces recojo las redes vacías.
Quedaba mucho por hacer.
Quedaba mucho.
Aprendí a sumar lo lógico y lo incierto.
A poner la mesa.
Aprendí a tolerar la presencia necesaria
de las arañas.
Aprendí a soportar sólo lo soportable.
Y quedaba mucho por hacer,
rechazar el tedio, luchar contra él.
Y quedaba mucho por hacer.
Limpiar de malas hierbas el prado,
arrancar las rejas y cercados.
Hacer montones: perros con gatos.
Hacer montones: soles y estrellas.
Borrar las señales de vuelo
para que los pájaros sean dueños del cielo.
Y quedaba mucho por hacer.
Y quedaba mucho por hacer.
Y quedaba mucho por hacer.
Y quedaba mucho por hacer.