cargando
Una tarde de sol  
2004

Segundo single extraído del disco"Para que no se duerman mis sentidos"
Editado por BMG Spain / Perro Records
en formato CD Single, 2004
Fabricado y distribuido por BMG Music Spain S.A.
Letras y créditos
Letra y Música: M. García
Tema extraído del disco "Para que no se duerman mis sentidos"
Que pena no ser ave de paso
ni derrota de carta marina
que dulce ser el trapo blanco henchido
al viento del velero
que alegre se encabrita
que lento ser ciprés
viviendo erguido al cielo
y saber que todo en este mundo
necesita su tiempo
Que pena no ser ave de paso
ni proa que acuchilla siete mares
O relumbre del zarcillo de bella muchacha
que descalza baila por los parques
Busco en el ruido de las plazas
busco en las calles de ciudades
que ya no conozco
busco el aroma de mujeres que pasan
a sus cosas, a su lucha,
a la tarea que les toca
Guardo una tarde de sol
una tarde de sol por si hace falta
ese es un tesoro que nadie podrá arrebatarme
guardo la mirada risueña de alguna muchacha
guardo en un bolsillo
el color de la piel de una naranja.
Mejor pluma del ala de un perro
que pasar los días esperando
ahumar el avispero de la mente,
que se dispersen
la desidia con sus sombras.
Que pena no ser ave de paso
o arrecife sobre barra de corales
al alba pálida ave de paso
que flota sobre espumosos mares
o destello de un pez de hoja de lata,
flor de agua
que reluce y baila en los estanques.
Te busco entre la gente de las plazas.
Te busco en las calles de ciudades
que ya no recuerdas
Te busco en el perfume de mujeres que pasan,
en los silencios que crecen cuando ellas no hablan.
Te guardo una tarde de sol por si la quieres.
Ese es un tesoro que nadie podrá arrebatarte.
Te guardo una mirada risueña que nada pretende.
Te guardo en un bolsillo
el calor de mi piel por si vinieses.
Letra y Música: M. García
Grabada el 4 de noviembre de 2004 en el Palacio de Congresos de Granada
Quiero un amor que cubra
con teja de cañón esta herida abierta.
Un amor compadre y jaranero que me abra los ojos
y cierre para siempre aquella puerta.
Si te vienes conmigo
Si te vienes conmigo
pararemos a la vera del camino
para ver los árboles vestirse de hojas.
Si te vienes conmigo
volaremos confundidos entre jilgueros y rosas.
Quiero un amor que cubra
con teja de cañón esta descubierta.
Un amor perdido y dominguero que me abra los ojos
y cierre para siempre aquella puerta.
Si te vienes conmigo
Si te vienes conmigo
pararemos a la vera del camino
para ver los árboles vestirse de hojas.
Si te vienes conmigo
volaremos confundidos entre jilgueros y rosas.
Si te vienes conmigo
Si te vienes conmigo
partiremos sin destino hacia algún lugar perdido.
Seremos ácratas de bajo consumo.
Devoradores de libros de bolsillo.
Literalmente.
La rosca desgastada del beso de tornillo.
Instalados en un tiempo variable
Hablar por hablar,
hablar por hablar,
no hableremos más,
no hablaremos más
Viviremos pletóricos
(viviremos pletóricos)
en cincuenta metros cuadrados
(en cincuenta metros cuadrados).
Hipotecados (Hipotecados).
O realquilados (o realquilados).
O mejor, saltando (y mejor, saltando)
el que pudiendo quisiera
(el que pudiendo quisiera),
en zigzag (en zigzag).
Inmoderados (Inmoderados).
O moderados (o moderados).
O inmoderadamente moderados
(o inmoderadamente moderados)
O moderadamente inmoderados
(o moderadamente inmoderados).
Letra y Música: M. García
Primera maqueta casera tal y como se compuso la canción
Buscar una isla
de orilla esmeralda y adormecerse.
Desnudo cuerpo, serena mente.
Buscar una orilla de isla esmeralda.
Quien pudiera, quien supiera besar el desaliento.
Despedirlo con gesto de homérico viajero,
buscar declives y curvas y sembrarlas
de pálidos reflejos, de pálidos reflejos.
Volveré sobre mis pasos, sobre tus pasos, padre.
Volveré sobre mis pasos, sobre tus pasos, madre
A un universo de olas,
a un universo de mares de trigo y olivos.
Buscar una orilla de isla esmeralda y adormecernos.
Soleados días, dulces inviernos.
Buscar un paisaje desnudo, desierto.
Quien pudiera, quien supiera sembrar el desconcierto.
Y despedirse con gesto de homérico viajero.
Buscar declives, resguardo y sotavento
y pálidos reflejos, y pálidos reflejos, y pálidos reflejos.
Volveré sobre mis pasos, sobre tus pasos, padre.
Volveré sobre mis pasos que serán tus pasos madre.
Volveré a abrir el cajón de la memoria
donde se guardan ordenadas las limpias reservas,
volveré sobre tus días, confusa y amada historia.
Volveré sobre mis pasos, sobre tus pasos, padre.
Volveré sobre mis pasos, sobre tus pasos, madre
A un universo de olas,
a un universo de mares de trigo y olivos.