cargando
Rosa de Alejandría  
2002

Quinto single extraído del disco "Nunca el tiempo es perdido"
Editado por BMG Ariola / Perro Records
en formato CD Single, 2002
Fabricado y distribuido por BMG Music Spain S.A.
Letras y créditos
Letra y Música: M. García
Tema extraído del disco "Nunca el tiempo es perdido"
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Alejarme quiero. Adentrarme en el silencio.
Alejarme quiero
de esta vida que yo vivo sin convencimiento.
Y adentrarme en el tiempo de las luces,
barros vivos encendidos por la mano
del misterioso alfarero.
Alejarme quiero. Adentrarme en el silencio.
Caminar sereno. Abandonar esta senda.
Alejarme quiero.
Andar en los atrojes
con las golondrinas de azuladas plumas.
Convertirme en caja de medir fanegas,
arrobas, celemines; ser trigo en las eras,
nunca polvo en las aceras.
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Hoy has de ser mi guía, la luz que brilla.
Faro de mediodía, rosa sencilla.
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Con las flores de un campo encendido
como un San Francisco entre jarales vivos
de lagartos, vivo.
De quimeras me alimento,
con simplezas me contento.
Mozas de risueño gesto en calma me encuentran
como a un Góngora perfecto,
perviviendo lejos del bullicio,
con mi rosa amarilla, con mi rosa de los precipicios.
Alejarme quiero. Adentrarme en el silencio.
Alejarme quiero. Abandonar esta senda.
Alejarme quiero.
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Hoy has de ser mi guía, rumbo entre islas.
Faro de mediodía, rosa sencilla.
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Letra y Música: M. García
Grabada en el Auditorio Principe de Asturias de Oviedo el 10 de enero de 2002
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Alejarme quiero. Adentrarme en el silencio.
Alejarme quiero
de esta vida que yo vivo sin convencimiento.
Y adentrarme en el tiempo de las luces,
barros vivos encendidos por la mano
del misterioso alfarero.
Alejarme quiero. Adentrarme en el silencio.
Caminar sereno. Abandonar esta senda.
Alejarme quiero.
Andar en los atrojes
con las golondrinas de azuladas plumas.
Convertirme en caja de medir fanegas,
arrobas, celemines; ser trigo en las eras,
nunca polvo en las aceras.
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Hoy has de ser mi guía, la luz que brilla.
Faro de mediodía, rosa sencilla.
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Con las flores de un campo encendido
como un San Francisco entre jarales vivos
de lagartos, vivo.
De quimeras me alimento,
con simplezas me contento.
Mozas de risueño gesto en calma me encuentran
como a un Góngora perfecto,
perviviendo lejos del bullicio,
con mi rosa amarilla, con mi rosa de los precipicios.
Alejarme quiero. Adentrarme en el silencio.
Alejarme quiero. Abandonar esta senda.
Alejarme quiero.
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Hoy has de ser mi guía, rumbo entre islas.
Faro de mediodía, rosa sencilla.
Rosa de Alejandría, rosa amarilla.
Letra y Música: M. García
Grabada en el Palacio de Congresos de Madrid el 3 de Enero de 2002
Sobre los tejados se duerme la tarde.
Humo de un cigarro que fuma Gardel.
En el dulce licor que me hiere salvaje,
en los garabatos que hago en el mantel.
Y esperaré.
Y si no vuelves
bajo el olivo
me quedaré dormido.
Y esperaré
por si te pierdes.
Será mi luna,
tu fanal encendido.
Te regalo mi capa,
mi capa de color grana.
Mi triste sonrisa
alzada en las ramas,
en los gallardetes,
en las banderolas.
Y te hago un vestido de un rojo amapola.
Nana de marinero,
nudo de antojos,
que nadie te querrá tanto como yo.
Si ahora pudiese estar mirando tus ojos.
iba a estar escribiendo aquí esta canción.
Esperaré.
Y si no vuelves,
bajo el olivo me quedaré dormido
y viviré otras vidas prohibidas.
Al olvido del tiempo que añoro.
El que viví contigo.
Mi caballo tordo yo te lo regalo.
Carbón, ramas secas. Soy enamorado.
Perdonarte quiero
mas no tengo prisa.
Disculpa un momento,
que me desenredo.
Sírvete entretanto
lo que te apetezca.
Redimirte quiero
mas sin sobresaltos.
Destila el triunfo
sabor amargo.
Del seco fruto
del desencanto.
Laurel del triunfo,
sabor amargo
del seco fruto
del desencanto.
Letra y Música: M. García
Pista interactiva - Videoclip
Prendí la flor de lis en tu pelo.
Prendí la flor de lis sintiendo
que se me escapaba el tiempo.
En tus besos serios, fieros,
prendí la flor y en mis dedos
sentí que todo marchita,
que todo se nos escapa.
Ccomo los trigales lentos,
lentamente hacia el olvido.
Lentamente, sin remedio.
No pasa el tiempo desde que te fuiste.
No hay meses ni años en el calendario.
Soy como el árbol volcado
que no acaba de secarse.
Un tango arrabalero y dulce,
tan dulce como la melaza
quiero, mi vida, escribirte.
Quizá para recordarte
que el amor sólo es entrega
y que a veces, oro es
lo que junto a ti reluce.
Prendí la flor de lis en tu pelo.
Prendí la flor de lis sintiendo
que se me escapaba el tiempo.
Un tango pendenciero y triste
quisiera amor escribirte.
Como una noche de farra,
como un amanecer
en una cama extraña.
Tango de la lejanía,
del amor de un solo bando.
Lo que sentí junto a ti
jamás lo sentiré en otros brazos.
Prendí la flor de lis en tu pelo.
Prendí la flor de lis sintiendo
que se me escapaba el tiempo.