1998

Primer single extraído del disco "Arena en los bolsillos".
Editado por BMG Ariola / Perro Records
en formato CD Single, 1998.
Fabricado y distribuido por BMG Music Spain S.A.
Letra y créditos

Letra y Música: Manolo García
Angel Celada - batería 
Pepe Bao - bajo 
Pedro Javier González - guitarra española y laúd 
Nacho Lesko - teclados, acordeón y palmas 
Juan Carlos García - percusión y palmas 
Manolo García - voz y guitarra eléctrica 

Por si el tiempo me arrastra
a playas desiertas,
hoy cierro ya el libro
de las horas muertas.
Hago pájaros de barro,
hago pájaros de barro
y los echo a volar.
Por si el tiempo me arrastra
a playas desiertas,
hoy rechazo la bajeza
del abandono y la pena.
Ni una página en blanco más,
siento el asombro
de un transeúnte solitario.
En los mapas me pierdo,
por sus hojas navego.
Ahora sopla el viento,
cuando el mar quedó
lejos hace tiempo.
Ya no subo la cuesta
que me lleva a tu casa.
Ya no duerme mi perro
junto a tu candela.
En los vértices del tiempo,
anidan los sentimientos,
hoy son pájaros de barro
que quieren volar.
En los valles me pierdo,
en las carreteras duermo.
Ahora sopla en viento,
cuando el mar quedó
lejos hace tiempo.
Cuando no tengo barca,
remos ni guitarra,
cuando ya no canta
el ruiseñor de la mañana.
Letra y créditos

Letra y Música: Manolo García
Angel Celada - batería 
Laurent Vernerey - bajo 
Pedro Javier González - guitarra eléctrica y acústica 
Nacho Lesko - teclados y piano 
Manolo García - voz, reptil mecánico y guitarra eléctrica 

Me detengo en las miradas, me escapo detrás.
Son como bandadas de grises palomas.
Azules, rojas, de todos los colores.
Solo busco refrescar estos calores.
Me detengo en las miradas.
Con los ojos que me miran me puedo escapar.
Sólo busco fijar esos vivos momentos.
Miradas limpias o pálidas miradas.
Sólo busco alegrarme la mañana.
Te confieso que no atino a encontrar la calma.
Nada ansío más y es lo que menos tengo.
Se va el alma silenciosa por la ventana
detrás de algunos ojos azul sediento.
¡Ay! del que se enamora hasta en un desierto.
Dame descanso como quien da un refresco.
Tu mirada vuela calma. Vuela.
En las calles es una flecha
que alivia el tiempo de los poetas. Tu mirada.
Me detengo en las miradas. Me escapo detrás.
Busco en ese mar de miradas perdidas.
Azules, verdes, de todos los colores.
Son tan libres como libres son los hombres.
Me detengo en las miradas.
Que el amanecer me encuentra siempre despierto.
Que me desvela el hambre que de ti tengo.
Se va el alma silenciosa por la ventana.
Se va detrás del lucero de la mañana.
Dame descanso como quien da un cigarro.
Tu mirada vuela negra. Vuela.
En las calles es una flecha
que alivia el tiempo de los poetas.
Tu mirada vuela negra.
Es la flecha que hiere el tiempo.
Que lo detiene, que lo hace espeso.
Que lo detiene, que lo hace eterno. Tu mirada.