cargando
1991

Edición en Italia del single "Cuando el mar te tenga"
Existen dos impresiones distintas de la contraportada
Editado por Perro Records en formato vinilo 7", 1991
Fabricado y distribuido por EMI Italia
Letras y créditos
Letra y Música: Q. Portet - M. García
Versión en italiano de la canción "Cuando el mar te tenga"
Vola al vento schiuma del mare.
Vola al vento e fallo volare.
Smuovi il mondo, urla maestrale.
Smuovi il mondo, lui insieme a noi.
Evita, sai, queste parole d'amore
nessuno le capirà, nemmeno io.
Se quello che mi dirai
non è più bello che il silenzio,
lascialo pure così.
Parli il mondo e taccia l'uomo,
taccia l'uomo, taccia ancora un po'.
Smuovi il mondo, urla maestrale;
Smuovi il mondo, lui insieme a noi.
Urla maestrale, facci pazzire di più,
usa l'antico furore
contro chi ha osato parlare.
Quando l'uomo dorme, ti amerò.
Quando l'uomo parla, fuggirò.
Fuori, lontano, in silenzio.
Fuori, lontano, in silenzio.
Quando il bosco parla ti dirò.
Quando sarai del mare io ti avrò.
Sussurro di un cantico minuscolo e dolce;
sussurro del tuo respirare l'alba verrà.
Urla maestrale, mezzo dio;
porta via il mondo da qui,
sfiora la schiuma del mare,
portaci su lontano, lontano.
Letra y Música: M. García – Q. Portet
Tema extraído del disco "Nuevo pequeño catálogo de seres y estares"
Sucedió en la antigüedad
en ésta tierra.
Cuentan que no ha habido jamás
un amor como fué aquel
entre batallas a sangre y fuego,
un cariño tan fiel.
Era una tarde de frío invierno
cuando fueron a por él;
nunca regresó
su tierno amor.
Murió de pie.
Y ella salía a los caminos a preguntar.
Por besar su blanca frente
las nubes le guiaron.
Es aquel tu amor,
tendido está
y le dió un vuelco el corazón.
Y la noche se los tragó,
fueron dos sombras
cruzando entre bomba y metralla.
Siga Ud., mi capitán
que aunque silben las balas
el cielo le preservará
cómo le decía a él.
Cuentan que los vieron
caminando hacia el pueblo en llamas
y que entre sus ruinas
a los viajeros hablan.
Y la hierba ya no crece,
polvo y hollín.
Ríos desbordados
que arrastraron sus vidas.
Guerras que nadie deseó
que truncaron sus sueños.
Nunca hubo un amor tan fiel,
un cariño tan grande;
aunque la memoria de este lugar
haya olvidado sus nombres.