cargando
Las palabras son cansancio  
1986

Primer single extraído del disco "Enemigos de lo ajeno"
Editado por PDI en formato vinilo 7", 1986
Producción artística: M. García - Q. Portet
Asesor de producción: Rafael Moll
Letras y créditos
Letra y Música: S. Alpers, Q. Portet, M. García
Tema extraído del disco "Enemigos de lo ajeno"
Mirame a la cara y dime lo que ves;
un ser loco por vivir en paz
¿Qué otra cosa es vivir sino enloquecer?
No soy el centro del mundo
porque un día salí despedido hacia las estrellas,
borracho del azul del cielo.
¿Cómo pretendes que sea responsable?
Palabras que son cansancio,
pero yo te prometo inventar un lenguaje nuevo para tí.
La gran pesadilla es despertar
cuando no se tiene otro lugar
más allá de los propios sueños.
¿Y cómo pretendes que sea responsable
si todos nacimos para beber la vida a tragos?
Y al despertar te recuerdo rodeada
de esa quietud con que vivías a mi lado,
para velar por el silencio primitivo.
Palabras que son cansancio,
pero yo te prometo
inventar un lenguaje nuevo para ti.
Mirame a la cara, dime lo que ves,
un ser huraño y solitario
¿qué otra cosa es vivir sino soledad?
Y ahora mira hacia afuera y dime lo que ves.
Hay un mundo yermo y solitario
¿qué otra cosa es el mundo sino soledad?
¿Y cómo pretendes que sea responsable?
No quiero hablar ni tampoco que me hables
si al despertar te recuerdo
rodeada de esa quietud
con que vivias a mi lado,
para velar por el silencio primitivo.
Palabras que son cansancio,
pero yo te prometo inventar un lenguaje nuevo para ti.
La gran pesadilla es despertar
cuando no se tiene otro lugar
más allá de los sueños.
Letra y Música: Q. Portet, M. García
Tema extraído del disco "Enemigos de lo ajeno"
Como garfios de plata
se clavan tus dedos en mi cuerpo
y tu risa se gasta entre mis besos encendidos.
Olor de algo que no existe, de amor,
que tal vez no existió jamás.
Quiero atarme a este momento,
que pasó, que ya no está.
Quiero quedarme clavado en tu mirada.
Fulminado por ese algo que desprendes.
Como fauces de loba
se clavan tus dientes en mi cuerpo
y tu risa se gasta entre mis labios
encendidos de pasión.
Aferrarme a tu cuerpo desesperadamente,
a ese momento que pasó que ya no está
Entre las sombras de esta cama,
besándome despacio,
eres la fiera que apenas conozco.
Quiero morirme en este momento,
quiero quedarme clavado a tus besos,
quiero morirme en este momento,
quiero quedarme clavado a tu cuerpo.
El nuestro, no es un amor perfecto.
Pero tampoco los ángeles tienen hélices.
A veces te busco y sólo quiero sexo.
Sólo quiero tu cuerpo y tú me dices
que no somos felices.
Eres lo que busco,
siempre que te alejas dejándome vacio a tus espaldas
en esta vieja cama de habitación de hotel barato.
Temblando como un perro viejo...