cargando
1988

Recopilatorio con temas de los discos "Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana" y "Enemigos de lo ajeno"
Editado por PDI en formato CD
Letras y créditos
Como las alondras por la mañanita
salgo de las sombras para ver tu carita
carita de lápiz risa de grillito
vámonos para Cádiz a comer pescadito
si por el camino hace mucho frío
será que San Pedro se habrá confundido
se habrá confundido que eso no es muy normal
que yo mucho te haya querido
y que te quiere aún igual.
Como las alondras por la mañanita
salgo de las sombras para ver tu carita.
Carita de lápiz risa de grillito,
Vámono pa Cái a comé pehcaito.
Si por el camino hace mucho frío,
será que San Pedro sabrá confundío.
Sabrá confundío queso noé mu normá;
que yo mucho taya querío
y que te quiere aún iguá.
El camino hacia el río
aún está casi igual;
las cuevas de los montes,
la casa y el pinar.
Regresé para siempre,
quién me lo iba a decir;
sueños que rajan el alma,
un día por fin me decidí.
He vuelto aquí;
lo vi todo tan absurdo...
La tempestad me trajo hasta aquí,
nido de águilas...
Tras el temporal ya no es como allí,
la tierra mojada huele bien.
La tempestad me trajo hasta aquí,
nido de águilas...
La tempestad me trajo hasta aquí,
nieva en las montañas y hace sol.
Sopla una brisa fresca,
ya dejó de llover.
El silencio no me abruma,
la tormenta no impide dormir.
Árboles bajo el cielo,
libertad de los ríos;
Los tesoros de los bosques,
las ardillas en los pinos.
Y me interné
en el Monte de las Águilas...
Bendeciré, sexta planta, puerta C.
En el ascensor mi vecinita huele bien.
La pobreza entra por la puerta,
el amor salta por la ventana.
Doña Foca va a la compra en zapatillas
hogar, comida y una cama.
Niños hambrientos, el abuelo nos dejó.
Ya no me besas nunca, ya no me amas.
Como voy a besarte, gorda y con bata.
En las paredes, estampas de la comunión,
jaulas con pájaros y una foto de mamá.
Otra vez sopa, caldo de sobre Sopicrem.
Tristes galletas del enano Catiplán.
La pobreza entra por la puerta,
el amor salta por la ventana.
Don Zapato lee el diario en el lavabo,
su mujer se llama Amparo.
Comida para perros, con vitaminas mil.
En la bodega dicen que no hay derecho,
con tanta celulitis, no es raro que si
la rutina entra por la puerta,
el amor salte por la ventana.
Doña Foca es una loca peligrosa,
tiene un pato en una palangana.
La pobreza entra por la puerta,
el amor salta por la ventana.
Don Zapato es un vejete espabilado,
se pasa el día en la cama.
La pobreza entra por la puerta,
el amor salta por la ventana.
Doña Foca es una loca peligrosa,
Tiene un pato en una palangana.
Las gallinas picotean la basura.
Celia es tan pequeña y siempre pide arroz.
El protector de los pobres algún juguete le dió.
Su madre la vio nacer sobre paja y cartón.
Casas con techos de latón y suelos de barro,
manchas grotescas de humedad por las goteras.
Perros y niños bajo un chaparrón.
Ventanas sin cristal, entra el vendaval.
Esto es como una prisión
donde no hay nadie más que yo.
Miro hacia el exterior;
me pregunto que sucedió.
Ni luces, ni ruidos,
todo es muy extraño;
los coches vacíos,
¿qué ha pasado aquí?
Silencio, silencio,
sólo oscuridad...
y este silencio.
Es un cuento de terror,
son las ocho y no amaneció;
sólo sé que me dormí
y que hacía mucho calor.
No hay chicas, ni calles,
todo está desierto;
silencio, silencio...
vaya situación;
ni vivos, ni muertos,
sólo oscuridad...
y este silencio.
Eo! ¿Hay alguien ahí?
Eo! ¿Hay alguien ahí?
Cines vacíos para mí;
barcos de vela para mí.
Eo! ¿Hay alguien ahí?
Eo! ¿Hay alguien ahí?
Estoy llorando en el balcón...
mi erizo no regresó.
Miro hacia la oscuridad...
cosas raras pero nada más.
Ni luces, ni ruidos,
todo es muy extraño;
los coches vacíos,
¿qué ha pasado aquí?
Silencio, silencio,
sólo oscuridad...
y este silencio.
Eo! ¿Hay alguien ahí?
Eo! ¿Hay alguien ahí?
Supermercados por vaciar.
Espárragos para cenar.
Eo! ¿Hay alguien ahí?
Eo! ¿Hay alguien ahí?
Zapatos caros sin pagar.
Conservas para merendar...
Es tan sencillo,
cuando vuelvo aquí...
princesa de los recuerdos
déjame olvidar que tengo miedo.
Eras la más bonita, cuando yo te conocí;
tú y la mujer pantera, solas en la oscuridad.
Es tan difícil continuar así;
princesa de los recuerdos,
ayúdame a seguir, ¡sin ti no puedo!
Después de muchos meses... en casa otra vez.
Barcos de guerra en los muelles
a punto para partir.
Las banderas llorarán
más allá del mar;
los hombres se destrozarán
con esa crueldad que nos da el cielo.
Adiós, amigo del alma,
no quiero volver jamás.
No quiero tener miedo
de que todo vuelva a empezar.
Después de muchos meses... en casa otra vez.
Barcos de guerra en los muelles
a punto para partir.
Los muchachos lucharán
más allá del mar.
Los hombres se destrozarán
con esa crueldad que les da el miedo.
Es la noche de la revuelta;
sube el mar hasta mi sector.
Siempre todo o nada,
nunca hay elección.
Han surgido brillantes líderes,
han temblado en el cielo gris.
Momentos fugaces;
ahora no están aquí.
Mira ese chaval
de la ciudad letal;
barrio de las paredes sucias
junto al puente del río Besós.
Se comercia con los deseos
y con la frustración.
Los chavales son los correos,
la última generación.
Te dicen "tú tranquilo",
todo se arreglará;
utilizan tu destino
y tú sin querer hablar.
Pasta gansa para fundirla;
por lo visto funciona así.
Yo he nacido pobre;
que "pecao" cometí.
Quizá no es así...
te cuento lo que ví:
casas tan altas como ataúdes,
ríos podridos por la ambición.
No hay dinero para los chicos;
sin dinero no saben que hacer;
eso es tan duro...
querer y no poder...
Nos manejan como ellos quieren,
sólo nos dejan sobrevivir,
necesitas dinero
para poder vivir.
Quizá no es así...
te cuento lo que ví:
casas tan altas como ataúdes,
ríos podridos por la ambición.
Se comercia con las banderas
y con la necesidad.
Vienen cuando no lo esperas,
dirigentes no faltarán.
Te dicen "tu tranquilo",
todo se arreglará;
utilizan tu destino.
Me tengo que desahogar.
Duerme la ciudad
y en un local oscuro junto al mar
está tocando un músico de jazz.
Miras hacia mí
y en tus ojos cansados puedo ver
que hay un nombre escrito de mujer.
De su guitarra se van notas de fuego;
los acordes de cristal, hacia la eternidad.
Viejas canciones de amor;
viejos poemas.
Entre el humo y el alcohol,
la noche sena a jazz.
Duerme la ciudad
y una muchacha negra entra en el bar.
Parece borracha
-a ver quién no lo está-.
Grita que los blancos huelen mal.
Años luz de soledad.
Recuérdame cuando me vaya.
Besa el mar la arena gris
y en la ciudad la noche canta.
Sentado en un rincón
mirando a dos gatos retozar.
Triste estampa ser rey de la creación.
Duerme la ciudad
y está tocando un músico de jazz.
Mírame a la cara,
y dime lo que ves .
Un ser loco por vivir en paz,
que otra cosa es vivir sin enloquecer.
No soy el centro del mundo,
porque un día salí
despedido hacia las estrellas,
borracho del azul del cielo.
Como pretendes que sea responsable
palabras que son cansancio.
Pero yo te prometo inventar,
un lenguaje nuevo para ti.
La gran pesadilla es despertar,
cuando no se tiene otro lugar,
mas allá de los propios sueños.
Y como pretendes
que sea responsable,
si todos nacimos para beber la vida a tragos.
Y al despertar te recuerdo rodeada
de esa quietud con que vivías a mi lado
para dejar por el silencio primitivo.
Palabras que son cansancio,
pero yo te prometo inventar,
un lenguaje nuevo para ti.
Mirame a la cara,
dime lo que ves
un ser huraño y solitario
que cosa es vivir sino soledad.
Y ahora mira hacia afuera
y dime lo que ves
hay un mundo yermo y solitario
que otra cosa es el mundo sino soledad.
Y como pretendes que sea responsable,
no quiero hablar
ni tampoco oir que hables.
Y al despertar, te recuerdo rodeada
de esa quietud con que vivias a mi lado,
para velar por el silencio primitivo.
Palabras que son cansancio
pero yo te prometo inventar
un lenguaje nuevo para ti.
La gran pesadilla es despertar
cuando no se tiene otro lugar,
más al de los propios sueños.
Mi coraza es como la de las tortugas
y tengo alma de oso hablador.
Entre lobos y cabras de las alturas,
aquí estoy, tengo la piel de un castor.
Verdes lagos y bosques sin fin,
como aquella vez quiero volver.
Y en mi memoria se vuelve a oscurecer,
aquellas sensaciones
son recuerdos de anteriores vidas.
Y la niebla me confundió,
vi tu sombra y te persiguió,
entre juncos te veo nadar,
háblame dime que es verdad.
A lo lejos te veo correr,
espérame, dime que eres tu,
espejismos de atardecer,
Fue verdad o me lo imaginé.
Soy,soy, zorro veloz otra vez,
fui castigado a volver.
Dime donde vas.
Anoche te vi pasar,
se que no regresarás.
Mi coraza es como la de las tortugas,
y tengo alma de oso hablador,
entre lobos y cabras de las alturas.
Asi soy,tengo la piel de un castor.
Verdes lagos y bosques sin fin,
como aquella vez quiero volver,
y en mi memoria se vuelve a oscurecer,
aquellas sensaciones
son recuerdos de anteriores vidas.
Y la niebla me confundió,
vi tu sombra y te perseguió.
Entre juncos te veo nadar,
hablame dime que es verdad.
Soy,soy zorro veloz otra vez,
fui castigado a volver.
Tierra,dime donde vas.
Algún dia te pararás,
no volver s a girar.
Como garfios de plata
se clavan tus dedos en mi cuerpo,
y tu risa se gasta
entre mis besos encendidos.
Olor de algo que no existe
de amor que tal vez no existiá jamas.
Quiero atarme a este momento,
que pasó que ya no estas.
Quiero quedarme
clavado en tu mirada.
Fulminado por ese algo que desprendes.
Como fauces de loba
se clavan tus dientes en mi cuerpo
y tu risa se gasta
entre mis labios
encendidos de pasión.
Aferrarme a tu cuerpo
desesperadamente
a ese momento
que paso que ya no estas.
Entre las sombras de esta cama
bes ndome despacio,
eres la fiera que apenas conozco.
Quiero morirme en este momento
quiero quedarme, clavado a tus besos.
Quiero morirme en este momento
quiero quedarme ,clavado a tu cuerpo.
El nuestro, no es un amor perfecto,
pero tampoco los ángeles tienen hélices.
A veces te busco y solo quiero sexo,
sólo quiero tu cuerpo.
Y tu me dices que no somos felices.
Eres lo que busco siempre que te alejas
dejandome vacío a tus espaldas.
En esta vieja cama
de habitación de hotel barato
temblando, como un perro viejo.
Su atillo contenía una sola riqueza.
Su casa es el camino, madreselvas y palmeras.
No quiere riquezas, no quiere poder,
el solo quiere ver amanecer,
tumbado en la hierba a la orilla del mar.
Si hay hombres que han consagrado
toda su vida a hacer cometas y verlas volar,
contéstame ¿para que sirve una hormiga?
y luego dime si es santo el caimán.
Hay hombres meditando en montañas junto al cielo.
Ellos me cuentan que las águilas besaban
y que hubo un día en que las montañas volaban.
Si las montañas podrían volar,
contéstame ¿para que sirve una hormiga?
y luego dime si es santo el caimán.
Si esta tan claro y me dicen que tu eres sabio,
convénceme de que es santo el caimán.
Desde hoy, para ti ya soy todo un hombrecito bien.
Te amaré, te veré sólo cuando tú me quieras ver.
Soy un rostro gris entre mil rostros grises
cerebral y frío como todo un hombrecito.
Acostúmbrate que querer así, es sufrir.
No soy héroe, nunca lo seré
sólo todo un hombrecito.
Pero si me siento solo antes de dormir,
pienso en ti y en lugares donde poder huir.
Y nosotros viviendo en una selva
que los hombres no hayan pisado nunca.
No soy héroe, nunca lo seré
sólo todo un hombrecito.
No soy héroe y nunca lo fui
te quieres quedar, yo sólo quiero huir
y correr y chocar contra obstáculos
que aquí no me podría imaginar.
Quédate, púdrete y ojalá que te vaya muy bien.
Yo me voy como todo un hombrecito.