cargando
1989

CD recopilatorio pirata con 13 temas que incluye versiones inéditas directos, y cuatro temas de la actuación de El Último de la Fila junto a Radio Futura bajo el nombre de "Peatones", en la Fiesta Diario Pop del 9 de marzo de 1989
Existen dos ediciones distintas que difieren en la impresión del CD
Editado por Kobra Records en formato CD
Letras y créditos
Versión inédita
El camino hacia el río aún está casi igual;
las cuevas de los montes, las casas y el pinar.
Regresé para siempre, quién me lo iba a decir;
sueños que rajan el alma, un día por fin me decidí.
he vuelto aquí... lo ví todo tan absurdo...
La tempestad me trajo hasta aquí, nido de águilas.
Desde el temporal ya no es cómo allí...
la tierra mojada huele bien.
La tempestad me trajo hasta aquí, nido de águilas.
Desde el temporal nada es cómo allí...
Nieva en las montañas y hace sol.
Sopla una brisa fresca, ya dejó de llover.
El silencio no me abruma,
la tormenta no impide dormir.
Árboles bajo el cielo, libertad de los ríos;
los tesoros de los bosques, las ardillas en los pinos...
y me interné en el Monte de las águilas.
La tempestad me trajo hasta aquí, nido de águilas.
Desde el temporal nada es cómo allí...
Nieva en las montañas y hace sol.
Versión inédita
Pierdo mis defensas
en los recodos de la angustia.
Busco una mirada
cada momento, en todas partes.
Mi vida no es de nadie
ni yo le pido a nadie nunca
que haga algo que yo mismo,
tampoco haría sin dudarlo.
Y sólo sé que no puedo estar;
si tu te vas, mi casa voy a quemar.
Mi chica está tan sola
que busca el centro de la calle.
Su puerta y su mirada
siempre abiertas de par en par.
Y ahora,  sola no puede estar;
y sola sé que se perderá.
Y al final, solo envidia y ambición;
Y ya sé que sin buscar no encontraré.
Paso al loco de la calle. Paso al ansia de vivir.
Mi cuarto es tan pequeño
que nunca encuentro sus esquinas.
Desde que tu te has ido,
se ríe de mí la soledad;
te busco en los caminos
y te confundo a todas horas;
desde que tu te has ido
los niños me han dicho que lloras.
Y sólo sé que no puedo estar;
si tu te vas, mi casa voy a quemar.
Y al final, sólo envidia y ambición;
y ya sé que aunque busque nunca encontraré.
Paso al loco de la casa. Paso al ansia de vivir.
Paso al loco de la calle. Paso al ansia de vivir.
Versión inédita
Esta mañana al salir a patrullar,
hallamos muerto al soldado Adrián.
Como manda en reglamento
procedimos a buscar
los objetos que llevara
y sólo hallamos esta carta:
"Querida Milagros, llevo seis días aquí.
Te echo de menos,
no puedo vivir sin ti.
He visto las explosiones
brillando a mi alrededor.
Tengo miedo, no lo oculto,
sólo me queda tu amor.
Por ahora la suerte me ha sonreído;
necesito verte, aquí no hay amigos;
no estaría de más
que alguien me explicara,
qué tiene esto que ver contigo y conmigo.
Querida Milagros, queda tanto por vivir...
Sería absurdo dejarse la piel aquí.
Querida Milagros, aún no he podido dormir.
Un sueño frío me anuncia que llega el fin.
Cuando leas esta carta
háblales a las estrellas
desde que he llegado aquí
sólo he hablado con ellas.
He visto a los hombres llorar como niños;
he visto a la muerte como un ave extraña,
planear en silencio sobre los caminos,
devorar a un sol que es tuyo y es mío.
Querida Milagros, llevo seis días aquí,
muchos han muerto, casi todos morirán.
Querida Milagros, me tengo que despedir,
siempre te quiere:
tu soldado Adrián".
Versión inédita
Nada limpio a que jugar ni objetivos que cumplir
tus ilusiones morirán... dias grises hasta el fin
y en tus ojos una luz se apaga.
Ojos tristes al mirar los mapas.
Ningún sitio a donde ir, ninguno al que regresar.
Nada que te haga reir. Nada que te haga llorar.
El amor de las viejas novelas
murmura un deseo a las estrellas.
Coge mi mano y duerme junto a mi;
si no te importa,
me quedaré aquí hasta el fin.
Sin mirarnos, sin hablar, veremos el sol salir;
dulces drogas nos dirán
que hay un mar cerca de aquí.
Y en tus ojos otra vez la vida
tiembla en una vela consumida.
Y en el silencio te oigo palpitar;
siempre hay un alba en la que despertar.
Coge mi mano y duerme junto a mi;
si no te importa me quedaré aquí.
Dulces sueños.
Escondidos de la noche y de los horrores negros.
Dulces sueños.
Escondidos de la noche y de los horrores negros.
Dulces sueños.
Escondidos de la noche y de los horrores negros.
Versión inédita
Bendeciré. Sexta planta. Puerta C.
En el ascensor, mi vecinita huele bien.
La pobreza entra por la puerta,
el amor salta por la ventana.
Doña Foca, va a la compra en camiseta.
Hogar, comida y una cama.
Niños hambrientos. El abuelo los dejó.
Ya no besas nunca; ya no me amas.
Cómo voy a sexarte, gorda y con bata.
En las paredes, estampas de la comunión;
jaulas con pájaros y una foto de mamá.
¡Otra vez sopa! Caldo de sobre "SOPICREM",
tristes galletas, del enano "CARTIPLAN".
La pobreza entra por la puerta,
el amor salta por la ventana.
Don Zapato lee el diario en el lavabo
(su mujer se llama Amparo).
Comida para perros, comida para mí.
En la bodega dicen que no hay derecho,
con tanta celulitis no es raro que
si la rutina entra por la puerta,
el amor salte por la ventana.
La pobreza entra por la puerta,
el amor salta por la ventana.
Doña Foca, es una loca peligrosa...
¡¡Tiene un pato en una palangana!!
La pobreza entra por la puerta,
el amor salta por la ventana.
Doña Foca, es una loca peligrosa...
¡¡Tiene un pato en una palangana!!
La pobreza entra por la puerta,
el amor se llama Amparo.
Don Zapato lee el diario en el lavabo
el amor se llama Amparo.
Las gallinas picotean la basura.
Celia es tan pequeña y siempre pide arroz.
El protector de los pobres algún juguete le dió.
Su padre la vió nacer sobre paja y cartón.
Casas con techos de latón y suelos de barro.
Manchas grotescas de humedad por las goteras.
Perros y niños bajo un chaparrón.
Ventanas sin cristal. Entra el vendaval.
La pobreza entra por la puerta,
el amor salta por la ventana.
Doña Foca, es una loca peligrosa...
¡¡Tiene un pato en una palangana!!
La pobreza entra por la puerta,
el amor se llama siempre Amparo.
Don Zapato lee el diario en el lavabo
el amor se llama Amparo.
Peatones, con Radio Futura
La vida en la frontera no espera
Es todo lo que debes saber.
La vida en la frontera no espera
(¡ay, mi amor!)
Es todo lo que debes saber.
A veces sopla un viento triste y frío
Los días son igual que una condena
De noche se oyen voces que murmuran
Un nombre donde solo hay silencio.
La vida en la frontera no espera, no
(¡ay que me derrito!)
Es todo lo que debes saber.
La vida en la frontera no espera
Es todo lo que debes saber.
Si cruzas por aquí sé precavido
Si alguien te sale al paso no le des la espalda
Es bueno hallar con quien hablar a veces
Pero es mejor callar cuando es preciso.
La vida en la frontera no espera, no
Es todo lo que debes saber.
(¡sabor!)
La vida en la frontera no espera
Es todo lo que debes saber.
Bailan las mujeres en la hoguera
Desnudas, con el rostro cubierto
Aquella que concibe tu hijo también
Acaba con las voces de lo incierto en ti.
La vida en la frontera no espera
(¡ay, mi amor!)
Es todo lo que debes saber.
La vida en la frontera no espera
Es todo lo que debes saber.
(¡a ver, a ver!)
La vida en la frontera no espera, no
Es todo lo que debes saber.
Peatones, con Radio Futura
¿Dónde estabas entonces
cuando tanto te necesité?
Nadie es mejor que nadie
pero tú creiste vencer.
Si lloré ante tu puerta de nada sirvió.
Barras de bar, vertederos de amor.
Os enseñé mi trocito peor.
Retales de mi vida. Fotos a contraluz.
Me siento hoy como un halcón herido
por las flechas de la incertidumbre.
Me corto el pelo una y otra vez.
Me quiero defender. Dame mi alma y perdóname.
Quiero intentar no volver a caer.
Pequeñas tretas para continuar en la brecha.
Me siento hoy como un halcón
llamado a las filas de la insurrección.
¿Dónde estabas entonces
cuando tanto te necesité?
¿Dónde estabas entonces
cuando tanto te necesité?
Peatones, con Radio Futura
La noche del hawayano yo, yo le dije a mi Lola
La noche del hawayano que, "pa" que no vengas sola
Tu tienes cuchillo, charlatán y yo tengo pistola
La noche del hawayano yo, yo le dije a mi Lola:
Baila, bailaora, baila, baila, bailaora, baila,
baila, bailaora, baila, baila, bailaora, baila.
La noche del hawayano yo, yo le dije a mi Lola
La noche del hawayano que, "pa" que no vengas sola
Tu tienes cuchillo, charlatán y yo tengo pistola
La noche del hawayano yo, yo le dije a mi Lola:
Baila, bailaora, baila, baila, bailaora, baila,
baila, bailaora, baila, baila, bailaora, baila.
Caña de azúcar, caña de azúcar,
caña de azúcar, caña de azúcar.
Y tu me dices que sí y yo te digo que no,
y es que tu a mi no me quieres como te quiero yo
y me vienes con el cuento de que estamos en España
pero yo estoy convencido de que te hace falta cañ.
Caña de azúcar, caña de azúcar,
caña de azúcar, caña de azúcar.
Mala calaña, mala calaña,
saca las uñas, muerde con saña.
Y tu me dices que sí y yo te digo que no,
y es que tu a mi no me quieres como te quiero yo
y me vienes con el cuento de que estamos en España
y si yo fuera aquí el jefe te mandaba a cortar caña.
Caña de azúcar, caña de azúcar,
caña de azúcar, caña de azúcar.
Mala calaña, mala calaña,
saca las uñas, muerde con saña.
Caña de azúcar, caña de azúcar,
caña de azúcar, caña de azúcar.
Porque tienes mucha caña que cortar
y por eso si tu quieres yo te voy a dar
caña de azúcar, caña de azúcar,
caña de azúcar, caña de azúcar.
La noche del hawayano yo, yo le dije a mi Lola
La noche del hawayano que, "pa" que no vengas sola
Tu tienes cuchillo, charlatán y yo tengo pistola
La noche del hawayano yo, yo le dije a mi Lola:
Baila, bailaora, baila, baila, bailaora, baila,
baila, bailaora, baila, baila, bailaora, baila.
Peatones, con Radio Futura
No puedo resistir si tu te vas
así, mi amor, no podrás terminar
(?) te aguanté
y tus caprichos patrociné;
no puedo verte y acordarme en paz
ya lo sabes, no me puedo controlar.
No puedo resistir si tu te vas
así, mi amor, no podrás terminar
(?)te aguanté
y tus caprichos patrociné;
no puedo verte y acordarme en paz
bien lo sabes, no me puedo controlar.
y tus caprichos patrociné;
no puedo verte, ya déjame en paz
bien lo sabes, no me puedo controlar.
Directo, concierto Amnístia Internacional 10 octubre 1988
Duerme la ciudad
y en un local oscuro junto al mar
está tocando un músico de jazz.
Miras hacia mí
y en tus ojos cansados puedo ver
que hay un nombre escrito de mujer.
De su guitarra se van notas de fuego;
los acordes de cristal, hacia la eternidad.
Viejas canciones de amor;
viejos poemas.
Entre el humo y el alcohol,
la noche sena a jazz.
Duerme la ciudad
y una muchacha negra entra en el bar.
Parece borracha
-a ver quién no lo está-.
Grita que los blancos huelen mal.
Años luz de soledad.
Recuérdame cuando me vaya.
Besa el mar la arena gris
y en la ciudad la noche canta.
Sentado en un rincón
mirando a dos gatos retozar.
Triste estampa ser rey de la creación.
Duerme la ciudad
y está tocando un músico de jazz.
Directo, concierto Amnístia Internacional 10 octubre 1988
Jamás he podido respetar
esas extrañas leyes.
Jamás te podré disimular,
luna vuela y hazme a mi volar.
Estás tan lejos de mi
que a veces pienso que nunca te encontré.
Un mundo extraño, dormido,
a punto siempre de estallar.
Digo que volveré,
primero debo aprender a caminar.
Sin ti sobreviviré,
muy lejos tu nombre me acompañará.
Mi patria en mis zapatos,
mis manos son mi ejército;
nace luna, fría,
nace y hazme olvidar.
Miramé, soy provisional;
tú también y nadie te comprenderá.
Quedate un minuto más;
luna azul descansa y hazme descansar.
Correré y gritaré
si realmente queda algo que gritar.
Lucharé y conquistaré
si en verdad queda algo por conquistar.
Hablar donde las palabras mueren;
mis ojos llegan más allá;
soñar, trabajo de dioses;
luna vuela y hazme a mi volar.
Extrañas leyes en un mundo extraño.
Como a una niña de verdad
te encontré llorando.
Mi patria en mis zapatos,
mis manos son mi ejército;
nace luna, fría,
nace y hazme olvidar.
Miramé, soy provisional;
tú también y nadie te comprenderá.
Quedate un minuto más;
luna azul descansa y hazme descansar.
Correré y gritaré
si realmente queda algo que gritar.
Lucharé.
Directo, concierto de la Coruña 30 diciembre 1988
Nada limpio a que jugar ni objetivos que cumplir
tus ilusiones morirán... dias grises hasta el fin
y en tus ojos una luz se apaga.
Ojos tristes al mirar los mapas.
Ningún sitio a donde ir, ninguno al que regresar.
Nada que te haga reir. Nada que te haga llorar.
El amor de las viejas novelas
murmura un deseo a las estrellas.
Coge mi mano y duerme junto a mi;
si no te importa,
me quedaré aquí hasta el fin.
Sin mirarnos, sin hablar, veremos el sol salir;
dulces drogas nos dirán que hay un mar cerca de aquí.
Y en tus ojos otra vez la vida
tiembla en una vela consumida.
Y en el silencio te oigo palpitar;
siempre hay un alba en la que despertar.
Coge mi mano y duerme junto a mi;
si no te importa me quedaré aquí.
Y en el silencio te oigo palpitar;
siempre hay un alba en la que despertar.
Coge mi mano y duerme junto a mi;
si no te importa me quedaré aquí.
Dulces sueños.
Escondidos de la noche y de los horrores negros.
Dulces sueños.
Escondidos de la noche y de los horrores negros.
Dulces sueños.
Escondidos de la noche y de los horrores negros.
Directo, concierto de la Coruña 30 diciembre 1988
¿Dónde estabas entonces
cuando tanto te necesité?
Nadie es mejor que nadie
pero tú creiste vencer.
Si lloré ante tu puerta de nada sirvió.
Barras de bar, vertederos de amor.
Os enseñé mi trocito peor.
Retales de mi vida. Fotos a contraluz.
Me siento hoy como un halcón herido
por las flechas de la incertidumbre.
Me corto el pelo una y otra vez.
Me quiero defender. Dame mi alma y perdóname.
Quiero intentar no volver a caer.
Pequeñas tretas para continuar en la brecha.
Me siento hoy como un halcón
llamado a las filas de la insurrección.
¿Dónde estabas entonces
cuando tanto te necesité?
¿Dónde estabas entonces
cuando tanto te necesité?