cargando

 
 
25/09/2011 -  Entrevista a Manolo García: Es mejor divertirse trabajando que trabajar esperando divertirse

Acabó la gira en 2008 de Saldremos a la lluvia y, hasta ahora, apenas hemos sabido de él. Pero este mes podemos dar por finalizado el barbecho, porque con la presentación la pasada semana del single Un giro teatral Manolo García vuelve a sembrar el panorama musical, si bien tendremos que aguardar hasta octubre para disfrutar plenamente de todo su arte.

Será entonces cuando salgan a la venta tanto su nuevo disco, Los días perdidos, como El fruto de la rama más alta, un libro editado por Temas de Hoy que recoge una buena selección de poemas, fotografías e ilustraciones inéditas y las letras de su nuevo trabajo.

Pero como en la época de las descargas directas no se llevan las esperas, acudimos a la fuente, a ese anacoreta interior que confiesa su fascinación por la playa y su pachanga «pero desde la distancia».

Acaba de terminar de grabar en los estudios Ocean Way de Los Ángeles su nuevo disco, ¿cómo es él?

Es el menos experimental y más rockero de mis discos y en él me decanto especialmente por las guitarras de todo tipo. Hay también una pizca de ironía, toda la poesía que he podido meterle y una cantidad indeterminada de espíritu 15M que ya me viene de largo.

A la par, saldrá a la venta El fruto de la rama más alta, un libro que muestra sus pinturas, su poesía, pensamientos que le definen ¿qué le da pie para tanto?

La realidad que me rodea. Necesito comunicarme y compartir sensaciones. No me interesa el ‘tú te lo mereces’. En todo caso todos nos lo merecemos. Es una búsqueda de filias, aunque pueda sonar tonto, sensoriales y de complicidad en conceptos básicos. Una necesidad más o menos soterrada de amoralidad espiritual, de desenfreno vital.

Volviendo al disco, si Saldremos a la lluvia asentaba la esperanza, este nuevo ¿qué va a hacer con nosotros?

De momento, ha asentado mi alegría mientras lo hacía, lo cual significa que tengo alguna posibilidad de que transmita energía a otros. Es algo que detecto porque como productor me he divertido mucho.

Eso de divertirse suena bastante bien

Me parece que es mejor divertirse trabajando que trabajar esperando divertirse.

Como queda claro que la vanidad no le ha movido nunca, ¿por qué le gusta tanto subirse a los escenarios?

Tienen comunicación inmediata, adrenalina bien administrada y puedes ver a la gente feliz. Eso engancha mucho.

La poesía solo puede reflejar verdades, y sus letras están llenas de poesía. Puestos a ello, ¿es su modo de contribuir a un mundo mejor, su manera de conectar?

Es mi manera de desconectar, en principio, pero rápidamente les voy encontrado otras utilidades. Ya se sabe que los artistas no solucionan los problemas del mundo, pero seguro que lo hacen más habitable.

Si todo lo que tiene que decir está en sus canciones, ¿qué cuentan sus pinturas?

Mundos paralelos, espacios para mi 4D que alguien podrá inventar, pero que nunca tendré que comprar porque tengo el mío propio, el cual puedo ofrecer libre y gratuitamente por si alguien esta interesado.

“Lleno momentos componiendo canciones, pintando cuadros. Si no llenas los momentos ellos te llenan a ti. Y eso a veces es peor”, escribe en su libro. ¿Qué significan esos momentos en su vida?

Esos momentos son la magia de los días. Razones de peso para querer seguir caminando a buen paso.

Algo de magia también tiene ese retornar suyo a aquella infancia de paisajes de albercas, acequias, mulos y mares de trigo, ¿qué tienen aquellos tiempos que le hacen volver?

La infancia es la primera piedra y, por tanto, la que sujeta el peso de la construcción posterior. Es la bandera vital, una marca indeleble. Más que regresar vivo en ellos porque son parte sustancial de la inocencia, la curiosidad y la ilusión, elementos sin los cuales más que en adultos nos convertimos en ladrillos.

En su web vemos que lo de las nuevas tecnologías no va mucho con usted ¿chatear sigue siendo tomar unos vinos o algo sí se ha dejado seducir por lo virtual?

Me seduce cien millones de veces más un mundo real que uno virtual por muchas prestaciones que me pueda ofrecer el segundo, así que utilizo la tecnología solo lo muy razonablemente necesario: cámara de fotos, música

¿Por algún motivo en especial?

Por encima de la cuestionable necesidad de ciertos chirimbolos tecnológicos valoro la utilización de todos los sentidos disponibles y no cerrarme a la, pongamos por caso, bidimensionalidad. Es una cuestión de mesura, lo que supone gestión inteligente de los aparatejos a los que cada uno quiera o pueda someterse o aliarse.

Pues el mundo real no parece estar muy bien. Como buen observador que es, o como escéptico participativo, ¿cómo lo ve?

Pues lo veo regularcillo tirando a bastante mal. Absurdo y desquiciado. Parece que todos los que pretenden saber hacia dónde debemos ir están aún más despistados que el resto. O algo así.

Y aún así, aquí estamos, intentando ser felices. ¿Qué necesita Manolo García para ello?

Lo que se ha necesitado desde hace 40.000 años. Amistad, camaradería, conciencia de grupo, compasión y generosidad.

Pilar Manzanares | Colpisa 25/9/2011
Fuente: La Voz de Galicia

Volver a la página de inicio
Manolo García - Web oficial
Sony Music Spain
Perro Records
WebEudlf
 


  Síguenos