cargando

 
 
22/06/2012 -  Manolo García: “Me impresionó conocer a Freddie Mercury”

 

El cantante reinició la semana pasada en Elche la gira de presentación de ‘Los días intactos’, después de que un ataque de apendicitis le obligara a pasar por el quirófano a principios de mayo. Le interrogamos sobre la música que marcó su vida. Por David Gallardo.

 

“Venga, dale, vamos a ello”, reta Manolo García cuando ya tiene claro de qué va el cuestionario al que se va a enfrentar en los próximos minutos. “¡Esto es hablar de música y me encanta, claro que sí!”, espeta impaciente. Pues venga, vamos.

 

– ¿Cuál fue el primer concierto al que asististe?
Uno de Billy Joel que me gustó mucho en el pabellón de Badalona, en 1980. Después allí mismo vi a Springsteen en 1981 (en su primera visita a España) y mucha otra gente.

 

– ¿Recuerdas el primer disco que compraste?
Un sencillo de Led Zeppelin de Black Dog. En esa época no tenía tocadiscos y lo compré porque quería comprarme uno. Mi prima tenía uno, pero escuchaba a Serrat y cosas así. Yo iba con mi disco para que me dejara ponerlo pero me decía que era un rollo. Lo poníamos mucho y al final le gustó a ella también, jaja.

 

– ¿Eres capaz de elegir tu disco favorito de los últimos 25 años?
Guau, es complicado pero lo puedo decir, espera… sí, a ver, lo tengo… Creo que el penúltimo disco de Paul Simon, Surprise, porque hay una cantidad de guitarras de puta madre y muy bien tratadas, porque hay un trabajo de experimentación y búsqueda de sonidos. Y porque es muy innovador también.

 

– ¿Qué canción te hubiera gustado componer?
Bah, eso me pasa con ocho mil. Así a bote pronto te digo una, venga, Knockin’ on Heaven’s Door de Bob Dylan. Un pedazo de canción.

 

– Es momento de confesar algún placer musical oculto…
Vaya, no creo que escuche nada inconfesable, pero como tendré que decir algo para quedar bien, diré que Shania Twain. Me encanta su voz, pero es más hortera que un collar de cocos, con perdón. Bueno, es música americana de consumo, no está mal, pero es un pop tan relamido y perfecto… aunque me encanta su voz y es una chica preciosa. No es algo peyorativo tampoco, eh, tiene una voz fabulosa, bonita y sugerente, y su música suena que te cagas. Seguro que canta bien ella solita, pero yo creo que le pasan el autotune, porque queda perfecto y todo afinado, acojonante.

 

– ¿Cuál es el música al que más ilusión te ha hecho conocer?
A Freddie Mercury, sin duda. Le conocí una vez, le estreché la mano, le saludé… Me impresionó. Nos presentaron en Barcelona cuando las olimpiadas porque tengo buena relación con el promotor que organizaba todo. Me dijo ven, que te vamos a presentar a un señor que te va a gustar mucho conocer, de sorpresa. Yo no soy mitómano pero la verdad es que me hizo ilusión. Vi un concierto de los Queen en Barcelona que no olvidaré nunca, con un derroche de energía, un sonidazo en aquella época, rock n’ roll. Freddie se comía el escenario.

 

– ¿Y hay, por el contrario, algún músico que te haya causado mala impresión?
En realidad ninguno, pero creo que tampoco lo diría, que eso está feo, jaja.

 

– Ahora una pregunta sobre ti mismo. ¿Cuál crees que ha sido tu momento musical más inspirado?
Hombre, el momento de Pájaros de Barro. Lo escucho y es completamente llevadero el asunto. Yo estoy conforme con todo lo que he hecho con Los Rápidos, Los Burros, El Último de la Fila y en solitario. He compuesto a lo mejor 200 canciones y puede haber cuatro o cinco que yo diga hostia, esto no me gusta nada. El resto se publicaron, quedé contento, y hoy en día me siguen pareciendo dignas y correctísimas, canciones pop de un músico de aquí.

 

– ¿En alguna ocasión escuchar una canción te ha inspirado a componer otra?
Pues mira, sí. Hay una canción muy antigua de los setenta, Iron Horse, de Christie (y nos canta el estribillo). Me acordaba de la época, pero la volví a escuchar hace unos meses y me entraron ganas de coger la guitarra y componer una canción.

 

– ¿Eres consumidor de música? ¿Dónde la compras?
Soy fiel a las tiendas, habitualmente en Barcelona, que es donde vivo. La calle Tallers es estupenda, con varias tiendecitas. Los centros comerciales no me interesan y hago mi propio boicot a este tipo de empresas que tienen a los empleados esclavizados y mal pagados. A comprar discos voy a las tiendas de discos y a comprar bombillas a las tiendas de bombillas. Yo soy de esos.

 

– ¿Cuál es el mejor consejo que te ha dado un colega músico?
No recuerdo quien fue, pero el consejo es “di lo que tengas que decir con la menor cantidad de acordes y de palabras posible”. De verdad no recuerdo quien fue, son ideas que subyacen.

 

– ¿Sabrías contarnos tu primer recuerdo musical?
¡Claro! De mi mismo con trece años, y hay una foto que lo atestigüa, muy pequeñajo y delgado, tocando el All Right Now de los Free (esta vez no canta la letra, sino que tararea el riff de guitarra marcando los acordes sobre un traste imaginario) en un concurso de grupos de barrio. El premio no me acuerdo pero podrían ser 500 pesetas y un bocata de Nocilla. Quedó de puta madre, nos aplaudieron, y quedamos terceros de unos 25. Yo ahí era el cantante. Luego cambié y dije que quería tocar la batería, y al final quedé como batería y cantante.

 

– ¿Tienes un álbum sin el que no puedes vivir?
Tengo muchos discos que me gustan mucho, pero por ejemplo Hijos del Agobio de Triana, que me encanta.

 

– ¿Qué cantas en los karaokes?
¡Nunca voy a un karaoke, sería el colmo, jaja! Pero venga, te voy a decir una, El Gato que está Triste y Azul de Roberto Carlos, jaja. En realidad no se me ocurriría nunca cantarla, que va, ni loco.

 

– Y ya para terminar, ¿qué canción sonará en tu funeral?
¡No jodas, no contesto, qué mal rollo, jaja, ahora tengo que tocar madera! (y efectivamente, la busca, la toca y la retoca mientras le da la risa floja, nos ha salido supersticioso Manolo).

 

Fuente: Rolling Stone

Volver a la página de inicio
Manolo García - Web oficial
Sony Music Spain
Perro Records
WebEudlf
 


  Síguenos